El 'caso Cassez' enfrenta a México y Francia

Los patrioterismos más insignes chocan estos días con un fragor que tendrá ecos internacionales. Ha empezado mal el Año de México en Francia y, tras llamar a consultas a sus embajadores, ambos países se disponen a pelearse en público. Esta semana, en la reunión de ministros de Finanzas del G20 en París. Por una francesa, Florence Cassez, condenada en México a 60 años de cárcel como secuestradora.

Aunque las fanfarrias apenas se preparan para conmemorar a ritmo jocoso aquella batalla de Puebla que hace casi siglo y medio ganaron los locales, los ánimos están como agua para chocolate. A ambos lados del Atlántico. Y la batalla del 5 de mayo se recrea ya con una épica digna de la gran pantalla.

Todo México recuerda que hace cinco años vio por televisión cómo la francesa Florence Cassez era detenida junto a su novio y el resto de la banda de Los Zodiaco. Que escuchó a varios secuestrados recordar la voz o las manos de la mujer. Casi toda Francia sabe que dos meses después las autoridades reconocieron que el operativo televisado fue una recreación. Que la justicia en México es de juzgado de guardia.

Francia y el propio presidente Sarkozy han venido pidiendo el traslado de la condenada con insistencia y modos que acá se consideran injerencistas. La última decisión judicial, la semana pasada, cerró para siempre las puertas de la calle a Florence Cassez, de 36 años. Para el Gobierno francés, esa es una “decisión inadmisible que va a afectar las relaciones bilaterales” y contra la que va a “utilizar todas las vías tanto a nivel nacional como internacional”.

El caso Cassez, del que México ya ni quería hablar, promete nuevas complicaciones. Desde el penal, Florence alienta la campaña internacional y dice: “Lo peor que me podría pasar es el olvido”. Sarkozy dice que convertirá el Año de México en Francia en un foro con discursos para forzar su repatriación. Pero México no cruzará el charco en esas condiciones y la gran muestra cultural, inaugurada apenas doce días atrás, acabará como el rosario de la aurora.